¡Hola hola!

¡Bienvenida a Pedrenland!

 

 

¡Hola! Soy Anna, diseñadora gráfica, reconvertida en ilustradora y evolucionada en diseñadora de estampados.

No es que me haya transformado, pero si, con el tiempo, he encontrado aquello que me hace estar en FLOW.

Ilustración y diseño de estampados para gente feliz 

Para ti.

Que eres una entusiasta del color, moderna, amante de la diversión y con sentido del humor. Que disfrutas decorando tu casa, creando un acogedor hogar, y amas la música y el diseño. Viajera, aventurera y dispuesta a disfrutar de grandes y pequeños momentos entre familia y amigos. Reuniones en casa, un café, una cena…. una fiesta…

Te gusta lo original y mostrar tu estilo alegre.

 

Y tal vez tengas hijos o haya niños a tu alrededor … ¡Genial!

Porque tienen el maravilloso poder de hacerte volver a ser un poco niña otra vez, y eso es una cosa SUPERSANA de toda la vida. ( Consigue volver aunque no tengas peques cerca, es todo un placer )

Disfrutas dándoles lo mejor, y esto es … Si tu estás contenta ellos también.

 

Si, eres toda una Pedren. Ou yeah!

¿Y por qué Pedrenland?

Ya que es un nombre curioso…

Nací y vivo en Barcelona muy muy cerca del mar, y claro, de pequeña (y aún ahora), me pasaba todo el tiempo que podía en la playa con mis amigos.

Entre charla y charla y con el solecillo calentando mi espalda, un día empece a recoger piedras de la orilla. Me parecían fascinantes y todas tenían algo especial.

Llegaba a casa con los bolsillos llenos, e incluso logré convencer a mi madre de que era algo “guay” para que me dejara quedármelas…

Después de todo este tiempo, la cosa se ha convertido en una normalidad, y las piedras ya forman parte de la decoración en casa.

Para mis hijas es lo más común del mundo, y no me sorprendería que aparecieran en una fiesta de cumpleaños con una piedra como regalo.

Pedrenland es imaginación, color, diversión, naturaleza, mar… Una isla imaginaria.

 

¿TE APETECE UN PEDREN TOUR?

 

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save