¡Hola hola!

¡Bienvenida a Pedrenland!

 

Para que sepas quién está detrás de Pedrenland, me presento rápidamente.

Soy Anna, diseñadora gráfica de profesión, reconvertida en ilustradora y evolucionada en diseñadora de estampados.

No es que me haya transformado, pero si, con el tiempo, he ido encontrando lo que realmente me hace sonreír a pesar de las horas y horas dibujando, diseñando y cosiendo.

Soy muy fan de muchas aportaciones humanas pero algo que me fascina és la sabiduría de la naturaleza, la que nos cuenta siempre la solución más adecuada, y lo hace desparramando colores, texturas y combinaciones maravillosas.

De esta mezcla, y dejando que la intuición actúe, van apareciendo ideas y proyectos que acaban convierténdose en un diseño Pedrenland.

BUSCA · RASCA · ENCUENTRA

BUSCAS. Empiezas curioseando y descubres algo nuevo. ¡Uooou!

RASCAS, porque una vez que empiezas, ¿no quieres saber un poco más?

ENCUENTRAS, porque aprovechas lo que acabas de aprender para adaptarlo a ti.

Ese es mi lema.

 

¿Y por qué Pedrenland?

Vivo desde siempre en Barcelona muy cerca del mar y claro, de pequeña, todos los veranos, me pasaba todo el tiempo que podía en la playa con mis amigos.

Entre charla y charla un día empece a recoger piedras de la orilla. Me parecían fascinantes y todas tenían algo especial.

Al final llegaba a casa con los bolsillos llenos, e incluso logré convencer a mi madre de que era algo “guay” y me dejaba quedármelas…algunas.

Después de todo este tiempo, la cosa se ha convertido en una normalidad y las piedras ya forman parte de la decoración en casa.

Para mis hijas es lo más común del mundo. No me sorprendería que aparecieran en un cumpleaños con una piedra como regalo.

No había otro nombre posible. Esto es Pedrenland, un lugar dónde todo puede pasar, porque todo se puede dibujar.

¿NOS VEMOS DENTRO?

 

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save