¡Hola hola!

¡Bienvenida a Pedrenland!

 

¡Hola! Soy Anna, diseñadora gráfica, reconvertida en ilustradora y evolucionada en diseñadora de estampados.

No es que me haya transformado, pero si, con el tiempo, he encontrado aquello que me hace estar en FLOW.

De ilustraciones a estampados para llevar 

Mi pasión es imaginar personajes y historias, combinar colores y formas y dibujar. Luego, coger la máquina de coser, llenar la casa de hilos, y crear algo desde esa primera idea hasta un producto final.

La ilustración salta del papel a la tela, para crear accesorios donde el estampado es el que manda. El resultado… Un toque de color, fundas de varios tamaños y monederos de varios estilos, prácticos, alegres, funcionales y bonitos.

Como no, antes de saltar a la tela, las ilustraciones son una opción perfecta para quedarse en el papel para decorar tu casa.

 

¿Y por qué Pedrenland?

Nací y vivo en Barcelona muy muy cerca del mar, y claro, de pequeña (y aún ahora), me pasaba todo el tiempo que podía en la playa con mis amigos.

Entre charla y charla y con el solecillo calentando mi espalda, un día empece a recoger piedras de la orilla. Me parecían fascinantes y todas tenían algo especial.

Llegaba a casa con los bolsillos llenos, e incluso logré convencer a mi madre de que era algo “guay” para que me dejara quedármelas…algunas.

Después de todo este tiempo, la cosa se ha convertido en una normalidad, y las piedras ya forman parte de la decoración en casa.

Para mis hijas es lo más común del mundo, y no me sorprendería que aparecieran en una fiesta de cumpleaños con una piedra como regalo.

Pedrenland es una isla imaginaria, dónde todo puede pasar, porque todo se puede dibujar.

¿TE APETECE UN PEDREN TOUR?

 

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save